La era de la involución (I)

Vivimos en un mundo de decadencia. Y desgraciadamente esa decadencia también parece reflejarse en la tecnología audiovisual, cuyos productos tienden a sufrir una cierta involución; de tal manera que cada nuevo modelo que lanzan al mercado descatalogando al anterior contiene cada vez menos prestaciones; no sabemos si porque no realizan suficientes inversiones a nivel de mercado que les permitan «conectar» con los intereses reales de usuario; si porque prefieren seguir una política de abaratamiento de costes a consecuencia de la crisis económica o porque, simplemente, les falta imaginación a la hora de emprender y sorprender con productos realmente atractivos, tanto en prestaciones como en diseño.

El caso de los servicios de radiodifusión

Por ejemplo, si bien podemos entender la eliminación de la Onda Media en los equipos estereofónicos de gama media o media – alta pese a la popularidad que goza esta forma de transmisión en la radio generalista, lo que no resulta entendible es obviar la FM además de la radio DAB, y no digamos la eliminación de los sintonizadores de radio entre los componentes de la Alta Fidelidad. Y es que prestigiosas marcas como TEAC, Denon o Sony hace mucho que los dejaron de fabricar y los pocos que lo hacen como Yamaha, Onkyo o Rotel los venden a precios prohibitivos que en ningún caso justifican tanto su calidad sonora (que siempre estará limitada en torno a los 12 o 15 Khz máximo); ni tampoco su calidad de recepción si lo comparamos con sintonizadores de gran selectividad dirigidos al campo del diexismo como el «Tesun PL-360» o el «Sangean ATS-909X».

El TU-1800 es el último sintonizador que Denon llegó a fabricar tanto en su versión de Onda Media y FM como en su versión de Onda Media, FM y DAB. Su perfil delgado, con cantos redondeados y la rueda digital giratoria a la derecha lo hacían excelente tanto a nivel de diseño como de usabilidad como desgraciadamente no lo han conseguido los actuales de Yamaha y Onkyo. Además disponía tanto de las tradicionales salidas analógicas como SPDIF digitales (Fuente: https://archiwum.allegro.pl/oferta/denon-tu-1800dab-idealny-tuner-z-pilotem-i7701696438.html).

Pero en el otro eslabón de la cadena, el de la recepción, también hay contradicciones; pues igual de ilógico resulta por ejemplo el caso de Televés y su antena «Dinova Boss REF 144021»; ya que, aunque el modelo actual es algo más ligera puesto que han incluido el amplificador y el sistema «Boss Tech» en la misma antena, sin embargo seguimos sin comprender por qué le han eliminado respecto a su predecesora la recepción de  FM y DAB.

La actual antena Dinova Boss REF 144021, de Televés, y su predecesora la Diginova REF 144144, aparentemente son iguales, pero no. Independientemente de que le han acortado el nombre, llamándose una «Dinova» mientras que la anterior se llamaba «Diginova» paradógicamente la actual es menos polivalente que la anterior; pues la Diginova REF 144144 estaba optimizada para las emisiones de FM y DAB (además de TDT) mientras que la actual sólo sirve para recibir la TDT y como mucho la Dinova Mix para la TDT y el DAB, aunque hemos de decir que ésta última ni si siquiera parece venderse en España. ¿Por qué?

Hay quien puede pensar que no tiene demasiada  importancia en tanto que hoy en día todas las emisioras emiten también por la TDT o a través de Internet. Sin embargo, nada más lejos de la realidad ya que en el caso concreto de Internet,  no todas lo hacen con gran calidad e incluso las hay que ni siquiera pueden ser escuchadas en los populares receptores WiFi. Por ejemplo, salvo excepciones como «Happy FM» y «Albacete 95» que emiten a 320 Kbps, o como mucho «Roca FM» con sus 192 Kbps, el resto apenas alcanza los 128 Kbps o incluso utilizan 96 Kbps; por no hablar ya de «Onda Madrid», «Canal Sur Radio», «Radio Castilla La Mancha» o «Canal Extremadura Radio»que, como decimos, ni siquiera es posible sintonizarlas en ninguna radio WiFi; dado que, como siempre, la falta de una normativa que unifique formatos, hace que su protocolo de transmisión HLS impida que dichos sintonizadores reconozcan su streaming; por lo que desgraciadamente todo ello termina generando un gran desconcierto en el usuario.

El protocolo de transmisión HLS se basa en fragmentar el streaming en audios que se van reproduciendo secuencialmente bajo la forma de una lista infinita m3u o m3u8, lo que no es reconocido por innumerables receptores WiFi como el de Sangean WFT-3, Revery 4, Revery R6, Revery R8, Revery 10, WFR-2D, WFR-30, WFR-27C o WFR-28C. Agradeceríamos que Canal Sur Radio, Radio Castilla La Mancha, Canal Extremadura Radio y Onda Madrid regresaran a un streaming normal en mp3, a ser posible con un mínimo de 192 Kbps, puesto que les limita francamente en la capacidad de recepción que los usuarios puedan hacer de ellas a través de estos cómodos y populares dispositivos.

 

El caso de los actuales componentes Hi Fi

Pero si esto es así, no lo es menos en el campo puro del audio, es decir, el de los clásicos componentes de esa Alta Fidelidad al que nos referíamos al principio.

Un claro ejemplo es el de TEAC y sus combos CD más pletina de cassete en el que hemos observado cómo cada nuevo modelo que lanzaban al mercado iba menguando en prestaciones; desde aquél AD-RW900 de 2011 capaz de grabar en CD, cinta de cassete y en MP3 a 192 Kbps, incluso desde un tocadiscos, al actual, el AD-850; donde se ha perdido la grabación de CD, la pletina carece de sistema Dolby y no es autorreverse, la grabación en MP3 se ha reducido a tan sólo 128 Kbps y la posibilidad de disponder una entrada «phono» para conectar directamente un tocadiscos también ha sido eliminada. Por otra parte, su homólogo profesional, el Tascam CD-A580, tampoco es marque ninguna diferencia esencial el cual ni siquiera incorpora salidas digitales ni balanceadas.

El AD-RW900 fue un excelente «combo» de TEAC comercializado en 2011 formado por un reproductor y grabador de CD, un reproductor y grabador de cassete con Dolby B y autorreverse, así como un reprodutor y grabador de MP3 hasta 192 Kbps. Ofrecía innumerables posibilidades como grabar de una cinta a un CD, de una cinta a MP3, de un CD a una cinta o de un CD a MP3. También permitía realizar grabaciones desde una fuente externa tanto en cinta como en CD o en MP3, incluso desde un tocadiscos gracias a su entrada «phono». Además su puerto USB trasero permitía conectarlo al PC y digitalizar directamente cualquier CD o Cassete. Sin embargo, de este aparato tan polivalente y con un diseño excelente, lamentablemente sólo nos queda la reproducción de CD, la reproducción y grabación en cassete sin Dolby ni autorreverse y una grabación en MP3 a tan sólo 128 Kbps que es lo que nos ofrece el actual modelo AD-850.

Y sus respectivos displays no son precisamente de lo más acertado, más bien diríamos que son horrorosos, con un fondo azulado de intensísimo brillo, molesto para la vista, que no se puede regular y en el que además se transparentan todas las opciones no seleccionadas. Lo único que estos dos últimos modelos afortunadamente han conservado respecto al AD-RW900 ha siso su diseño y por ello que es en lo único en lo que siguen destacando, debiendo decir que es excelente (excepto en el display). Pero nada más.

Aquí tenemos displays de diferentes modelos actuales, tanto profesionales como domésticos, como el Tascam CD-RW900MK2 (arriba a la izquierda), el Tascam SS-CDR250N (arriba a la derecha), el Tascam CD-A580 así como el Teac AD-850 ( abajo a la izquierda), y el Tascam CD-6010 (abajo a la derecha). Aunque en general hay una buena disposición de los distintos elementos, podemos observar cómo en los displays de la izquierda se transparentan todas las opciones no seleccionadas. Esto pudiera considerarse como un efecto propio de la fotografía por la posible sensibilidad de la cámara o por ciertas condiciones de luz que luego pudiera no apreciarse en la realidad. Pero desgraciadamente no es así, tal y como hemos podido comprobar fechacientemente en el Tascam CD-A580 y en el Teac AD-850, lo cual provoca un sensación visual muy poco agradable y estética. Por otra parte, la tendencia que últimamente está habiendo de utilizar fondos azulados no nos parece correcta puesto que resultan excesivamente brillantes y generan poco contraste.

Otro caso, sería el de los ecualizadores. ¿Nos acordamos de aquellos ecualizadores gráficos tan propios de los noventa? ¿Por qué marcas como Pioneer o Technics los han dejado de fabricar, que además disponían de varias entradas y salidas; y por supuesto tenían un diseño francamente elegante gracias a su «display» digital de barras de blancas o ligeramente azuladas sobre fondo negro? ¿Cómo puede ser que no haya más que videos en Youtube de gente mostrando con orgullo esos bonitos ecualizadores, que más allá de su objetivo acústico, proporcionaban con el movimiento de sus barras una viveza y un atractivo visual sin igual y sin embargo ninguna de las marcas actuales se interesa por ellos?

Incluso ¿cómo puede ser que innumerables marcas chinas (que sí parecen haberse preocupado más por conocer los intereses del consumidor) tratan de reproducirlos ofreciendo simplemente el display, lo cual es una auténtica chapuza estética y tampoco tiene mucho sentido desde el punto de vista acústico?

Frente a la resistencia de los actuales componentes de Alta Fidelidad por incorporar indicadores de audio, numerosas marcas chinas en Aliexpress ofrecen vúmetros con los diseños más cuidados y variopintos; lo que demuestra la capacidad que tienen a la hora de analizar el mercado y ofrecer dispositivos al gusto y los intereses del usuario. Todos ellos son alimentados con los típicos 5V que podemos encontrar en cualquier puerto USB y, de hecho, ése es el tipo de conector que utilizan para no depender de una fuente externa. Pero tienen el problema de que estéticamente no siempre quedan bien integrados junto al dispositivo al que lo vayamos a conectar, y además es necesario que éste disponga de una salida de línea tipo RCA o minijack; bien sea la que corresponda a la tarjeta de sonido de un ordenador, la de un amplificador o la de cualquier fuente de reproducción que en este caso deberá disponer de dos (una para el vúmeter y otra para el amplificador). Por eso algunos de ellos funcionan también gracias a un micrófono incorporado que capta directamente el sonido que sale por los altavoces.

¿Tanto le costaría a TEAC, por ejemplo, probar a fabricar algún ecualizador gráfico de este estilo con el referido display clásico de barras blancas sobre fondo negro al estilo de los que sí ofrecen conocidos reproductores de PC como Winamp, el propio de Windows Media o el de código abierto AIMP? ¿Tanto le costaría hacerlo con varias entradas analógicas, además de algunas digitales como la SPDIF, y a su vez con un par de salidas analógicas y digitales a fin de que el ecualizador funcione también como selector de diversas fuentes y preamplificador?

Ecualizador gráfico Technics SH-8055. (Fuente https://www.mundoanalogo.cl/ecualizador-technics-sh-8055-2/)

Pues desgraciadamente no; lo que demuestra que algo debe fallar en las mentes pensantes de los estrategas comerciales, que creerán que las demandas del público por esta clase de dispositivos ya no dan para más, cuando la realidad es justamente lo contraria; siendo sólo la marca alemana Behringer con su DEQ2496 la única que presenta un modelo profesional bastante complejo consistente en un ecualizador digital, tanto gráfico como paramétrico, con una entrada analógica balanceada, dos digitales y dos salidas analógicas, aunque nuevamente con un display anaranjado chillón cuya luminosidad vuelve a resultarnos muy poco atractiva.

Finalmente, no menos importante es el tema de la estética porque alguien debió confundir modernidad con ciertas formas futuristas que hace que los equipos de música y los altavoces se terminen asemejando más a una indumentaria aeroespacial que en realidad lo que son, dispositivos destinados a un disfrute personal que al mismo tiempo permitan una buena integración en el hogar.

A la izquierda podemos ver los Altavoces Infinity Alpha 20 desgraciadamente ya descatalogados; ejemplo de un estilo elegante, a la vez que moderno y juvenil, en sus dos colores cerezo o haya; permitiendo una excelente integración en todo tipo de espacios, sobre todo en los dormitorios haciendo juego perfecto con los muebles de color «haya» tan populares en esta clase de habitaciones (Fuente: https://www.catawiki.es). Y a la derecha podemos ver los actuales altavoces Mission que, aunque les realza ese blanco (o negro) brillante lacado que últimamente utilizan muchos diseños como el de la Radio Sangean PR-D5, sin embargo vemos cómo existe esa tendencia a formas cada vez más abstractas y menos figurativas; teniendo la impresión de estar ante el mobiliario de un vehículo lunatico en lugar de unos altavoces que resulten lo más versátiles posibles para decorar distintos estilos de hogar, desde los más clásicos a los más rompedores (Fuente: https://www.revistaonoff.es/mission-presenta-su-nueva-serie-premium-zx/)

De hecho, aunque como ya hemos indicado TEAC suele tener unos diseños exquisitos y Denon también (por lo menos en lo que respecta a componentes HiFi), no es lo mismo con Audiolab o Arcam que desde nuestro punto de vista quieren marcar tanto la diferencia como marcas de alta gama que se olvidan de la elegancia conseguida por diseños más clásicos y sencillos desarrollados principalmente entre los años noventa y la década de los dos mil, como aquellos modelos preciosos de la marca Technics con sus botones y cantos redondeados.

Módulos Hi Fi de Technics años noventa (Fuente: https://www.pinterest.es/pin/184788390949320679/?nic_v2=1afZP3QjG)

Artículo de elaboración propia escrito por Frecuencia Nueva de Radio y Televisión

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s