Amplificadores de antena

Si entre la antena y el televisor hay una distancia considerable, la señal captada por la antena va debilitándose durante el recorrido que hace a través del cable, como de hecho el agua que corre por nuestras cañerías también se debilita si no tiene la presión suficiente.

Para evitar esto siempre se coloca un aparato al lado de la antena, llamado amplificador que, como la propia palabra indica, amplifica la señal que ya de por sí se recibe fuerte para compensar esas pérdidas que se producen a lo largo del cable. Los amplificadores también son indispensables cuando se tienen varios televisores conectados a una misma instalación.

Un amplificador viene definido básicamente por tres parámetros:

La ganancia, que es la relación entre la señal obtenida a su salida en relación a la introducida a su entrada. Se mide en Db (decibelios), que es una medida que se utiliza también con las antenas para decir precisamente cuanto está una cosa por encima o debajo de otra que tomamos como referencia.

La mínima señal que podemos introducirle a su entrada para su correcto funcionamiento e igualmente la máxima señal permisible por encima de la cual se produce lo que denominamos saturación, (es como a una cañería a la que le hacemos pasar más agua que la que soporta su diámetro).

La figura de ruido o nivel de ruido que ese amplificador va a superponer sobre la señal que introduzcamos a su entrada como consecuencia del funcionamiento eléctrico de sus componentes y que se manifestaría en forma de nieve.

Las mismas condiciones que necesita nuestro televisor para que se vea bien, es decir, recibir una señal fuerte, necesita nuestro amplificador para que funcione correctamente. Mucha gente piensa, error muy frecuente, que se puede utilizar un amplificador con señales débiles en su entrada para obtenerlas aumentadas a la salida.

Esto puede utilizarse en caso de que su figura de ruido sea muy baja y además estén preparados especialmente para ello, como es en el caso de los preamplificadores o previos. Pero en el resto, si lo hacemos, lo que haremos en realidad es aumentar el ruido y las interferencias que vienen mezcladas con ella, por lo que en lugar de obtener una mejoría el resultado será todo lo contrario. En este caso la señales débiles sólo se puede mejorar de forma efectiva con las antenas, utilizando una más larga, colocándola más alta, apilando dos en paralelo, etc…

Para que un amplificador sea bueno debe tener una ganancia adecuada a aquello a lo que lo vamos a aplicar y la menor figura de ruido posible para que la señal que pase a través de él, salga lo más limpia posible.

Anuncios

Copyright Frecuencia Nueva 2017 (para citar algo relacionado con su contenido indicar fuente mencionándonos como "Frecuencia Nueva de Radio y Televisión" y añadir enlace a esta página)